sábado, 10 de junio de 2017

La polémica de las amnistías fiscales.




Viendo lo ocurrido con la amnistía fiscal de 2012 declarada nula por el tribunal constitucional parece que es adecuado hacernos una serie de preguntas:

¿Por qué se suelen hacer las amnistías fiscales?
Se suelen hacer en momentos de grave necesidad por parte de las arcas públicas para recaudar más impuestos hoy y en el futuro.

¿Por qué se perdonan una parte de los impuestos que se deberían haber pagado y sus intereses y recargos?
Para incentivar que se realicen ya que si no se esperaría a que la inspección no detectara el fraude fiscal.

¿Cuál es la clave para declarar nula una amnistía fiscal?
No es lógico ni justo que el que declara voluntariamente y en su tiempo pague más que el que ocultó patrimonio, que en muchos casos es producto de la corrupción y/o fraude fiscal: va en contra del principio de igualdad de todos ante la ley.

El tema es que no se debería llamar amnistía fiscal, pues no se le tiene que perdonar nada al que defrauda a hacienda sino que al contrario tiene que tener una sanción económica junto a  intereses, recargos y en algunos casos privación de libertad.

Si profundizamos aún más y vemos que muchos de los grandes defraudadores estaban relacionados con el partido que gobernaba en ese momento, podemos llegar a la conclusión de que muchos políticos legislan para intereses propios o de su partido.

¿Por qué se llegó a llamar regularización cuando en realidad no se exigía los impuestos e intereses no pagados?
Esta es la gran pregunta que tiene que responder Montoro, ya que con este término quiso dar a entender que no hubo ningún tipo de perdón.

Lo insultante de la amnistía del 2012 es que coincidió con una subida de impuesto a los contribuyentes que declaraban voluntariamente y en tiempo.
Pero para más INRI se propuso un impuesto inicial del 10% para los defraudadores que finalmente se quedó en borrajas.En vez de un 10% de todo el dinero sin declarar, Montoro lo dejó en el 10% de los intereses que hubiese generado ese dinero negro durante los últimos tres años. No es exactamente igual.
En vez del 10% los defraudadores perdonados por Montoro solo pagaron al fisco un 3% de media. Solo el 3%. Hasta con el IVA superreducido de una barra de pan (4%) un honrado ciudadano paga más.


Ahora juzguen ustedes.


¿Hubo perdón de penas económicas y de libertad o se regularizaron impuestos no pagados?

No hay comentarios:

Publicar un comentario