lunes, 24 de abril de 2017

Ambición,necesidad, política y éxito.





Los últimos meses hemos sido testigos de casos destapados de corrupción por la justicia, que vienen a demostrar que la corrupción no hay sido flor de un día, sino que es algo habitual en política desde hace mucho tiempo y sobre todo de la época de la burbuja inmobiliaria(caldo de cultivo óptimo para este tipo de tentaciones).

El tema que subyace en este tema de la corrupción es el de la ambición desmedida; hasta el punto de poner en peligro la libertad a cambio de obtener algo que muchas veces ni necesitamos ni podremos disfrutar, entre otras cosas porque el bulto del desfalco es tal que es complicadísimo ocultar ni en paraísos fiscales ni con sociedades pantalla o testaferros por muchos conocimientos que tenga uno de derecho y economía.Incluso aunque los compañeros de partido hagan la vista gorda, incluidos los superiores jerárquicos.

¿Cómo es posible que no nos demos cuenta que lo que más valor tiene es el tiempo en libertad y con salud?

El verdadero éxito es ganarse la vida en un trabajo honrado y que nos llene de tal forma que nos motive a mejorar profesionalmente. El erro típico de muchos políticos es creer que el éxito es tener dinero y poder sobre los demás.

¿Cómo educamos a nuestros hijos?

¿Qué entendemos por éxito?

¿Es realmente de inteligentes ambicionar lo que uno no podrá gastar a costa de perder la libertad?

martes, 11 de abril de 2017

Impuesto sobre sociedades 2017


El impuesto sobre sociedades

Te explicamos las características y el funcionamiento del impuesto de sociedades en 2017 y las novedades introducidas por la reforma fiscal en 2015 y 2016: qué es, quienes están obligados a presentarlo, cómo se presenta (declaraciones, pagos fraccionados, modelos 200 y 202), tipos impositivos, cálculo de la base imponible y la cuota, principales bonificaciones y deducciones.
En este artículo te explicamos las características más importantes del funcionamiento del impuesto de sociedades, el cual viene legislado por el Real Decreto Legislativo 4/2004 de 5 de marzo por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades.
Los apartados que puedes encontrar son:
  • Qué es el impuesto de sociedades
  • Tipos impositivos del impuesto de sociedades en 2017
  • Declaraciones a presentar en el impuesto de sociedades. Pagos fraccionados
  • Cómo se calcula la base imponible del impuesto de sociedades
  • Reforma fiscal y novedades en el impuesto de sociedades

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

El Impuesto sobre Sociedades es un impuesto personal y directo que grava la obtención de renta por parte de las sociedades y demás entidades jurídicas que residan en territorio español a las que aplica (asociaciones, fundaciones), en contraposición al IRPF que grava las obtenidas por personas físicas.
El impuesto de sociedades se estructura en torno a un pilar central: la contabilidad y la determinación del resultado contable de la sociedad, que constituyen los puntos de partida para la determinación de la base imponible y de la cuantía a pagar anualmente.
Es un impuesto muy importante a tener en cuenta por parte de todos aquellos autónomos que hayan creado una sociedad, generalmente sociedades limitadas y sociedades unipersonales. Y atención que desde 2016 las sociedades civiles también tienen que tributar por este impuesto (más información al respecto en el epígrafe sobre la reforma fiscal al final del artículo).

Tipos Impositivos del Impuesto de Sociedades en 2017

Para saber el tipo impositivo del impuesto de sociedades que debes aplicar en tu caso debes considerar las siguientes opciones:
  • Tipo general25%, vigente desde el 1 de enero de 2016. En 2014 sin embargo el tipo general del impuesto de sociedades ascendía al 30% pero con la entrada en vigor de la reforma fiscal se fue reduciendo en dos tramos, en 2015  hasta el 28% y desde 2016 con carácter general hasta el 25%.
  • Tipos reducidos del 15% para emprendedores: desde 2015 el tipo preferente aplicable durante dos años a sociedades constituidas es del 15%. Quedan excluidas las sociedades patrimoniales. Será requisito necesario que se considere que la sociedad supone el inicio de una actividad económica. Se aplicará en el primer periodo impositivo en que la base imponible resulte positiva (y por tanto nos obligue a pagar el impuesto de sociedades) y en el siguiente. En 2014 se aplicaba el tipo del 15% a la base imponible comprendida entre 0 y 300.000 euros y el 20% a la restante. 
  • Tipo reducido del 20% para cooperativas: aplicable de forma genérica en sociedades cooperativas fiscalmente protegidas, a excepción de los resultados extracooperativos, que tributan al tipo general del 25%.
Tipos reducidos especiales entre 2014 y 2016
En estos años estuvieron vigentes unos tipos especiales reducidos para pymes que en la práctica han desaparecido al generalizarse en 2016 el tipo general del 25% para todo tipo de empresas.
  • Tipo reducido del 25% para pymes (empresas de reducida dimensión tipo I): aplicable a los primeros 300.000 euros de base imponible en sociedades cuya cifra de negocios en el ejercicio anterior sea menor de  10 millones de euros. En 2015 a partir de 300.000 tributaba al 28% general y en 2016 desapareció este tipo reducido al generalizarse el tipo del 25%.
  • Tipos reducidos del 20% y 25% para microempresas (empresas de reducida dimensión tipo II): estos tipos se generalizaron en 2015 y 2016 al 25% para todo tipo de microempresas y tramos de beneficio. En 2014 existía un tipo del 20% aplicable a los primeros 300.000 euros de base imponible y del 25% a la base imponible que excediera de 300.000 euros, siempre que se cumplieran los siguientes tres requisitos: plantilla media anual inferior a 25 empleados, facturación anual inferior a 5 millones de euros y que la plantilla de trabajadores se haya mantenido o incrementado desde que se empiece a aplicar este tipo reducido. Si la empresa no tenía trabajadores contratados en plantilla no era aplicable este tipo (ejemplo: sociedades dónde sólo trabajan los socios o administradores).

Tipos aplicables en sociedades y entidades especiales

La normativa del impuesto de sociedades contempla una serie de tipos impositivos reducidos para entidades especiales. Es necesario en cada caso mirar los requisitos a cumplir para beneficiarse de estos tipos reducidos.
  • Tipo reducido del 10% para asociaciones y fundaciones:  aplicable a aquellas asociaciones declaradas de utilidad pública y a las fundaciones inscritas en el registro correspondiente, a las que sea susceptible el régimen fiscal establecido en la Ley 49/2002, de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo.
  • Tipo reducido del 25%para otras entidades: mutuas de seguros generales, mutuas de previsión social y accidentes de trabajo, sociedades de garantía recíproca, cooperativas de crédito y cajas rurales, colegios profesionales, asociaciones empresariales, cámaras oficiales, sindicatos de trabajadores, uniones y federaciones de cooperativas, puertos del Estado y partidos políticos entre otras.
  • Tipo reducido del 1% para sociedades de inversión: sociedades de inversión de capital variable, fondos de  inversión de carácter financiero y sociedades de inversión inmobiliaria / fondos de inversión inmobiliaria, en todos los casos con el requisito de contar con un mínimo de 100 accionistas.

Declaraciones a presentar en el impuesto de sociedades

Si estás obligado a tributar por el impuesto de sociedades, las declaraciones que deberás presentar son:
  • Modelo 200declaración anual del impuesto de sociedades a presentar cada mes de julio, hasta el día 25 de julio de cada año, en el caso de empresas cuyo ejercicio económico coincida con el año natural. Es obligatorio presentarlo incluso cuando no se haya desarrollado actividad durante el ejercicio o no se hayan obtenido rentas sujetas al impuesto.
  • Modelo 202pagos fraccionados del impuesto de sociedades. Deberás presentar este modelo si tuviste un resultado positivo en tu última declaración del modelo 200. Se presenta en los meses de octubre, diciembre y abril. Estos pagos suponen un anticipo o pago a cuenta del importe a pagar en la próxima declaración del modelo 200. El tipo a aplicar en los pagos fraccionados es el 18% de la cantidad a pagar en el modelo 200. Desde el 30 de septiembre de 2016, como medida extraordinaria para reducir el déficit fiscal, las empresas que facturen más de 10 millones de euros deberán pagar el 23% y los bancos el 25%. Esta medida está en principio prevista hasta 2018.
  • Modelo 220: formulario del impuesto aplicable a los grupos de sociedades.
La presentación de todos estos modelos debe realizarse obligatoriamente por internet en el caso de sociedades limitadas, sociedades anónimas, sujetos pasivos que se califiquen como grandes empresas y todas aquellas entidades que deban cumplimentar el formulario de datos adicionales a la declaración referente a las correcciones al resultado de la cuenta de pérdidas y ganancias o a determinadas deducciones.

¿Cómo se calcula la base imponible y la cuota del Impuesto de Sociedades?

A partir del resultado contable de la sociedad, equivalente a la diferencia entre los ingresos y los gastos obtenidos en el ejercicio.
A este resultado contable puede ser necesario practicarle una serie de correcciones o ajustes extracontables, debido a las diferencias existentes entre los criterios de cálculo del resultado contable y los de cálculo de la base imponible del impuesto de sociedades, definidos por Hacienda.
Pudiendo ser dichas diferencias de calificación, de valoración o de imputación, positivas o negativas, temporarias o permanentes. Las diferencias temporarias revierten en ejercicios posteriores, a diferencia de las permanentes que únicamente van a influir en ese ejercicio y no se registran contablemente.
Pongamos el ejemplo de una sociedad mercantil que registró en el ejercicio X en su cuenta de pérdidas y ganancias un gasto contable por el pago de una multa o sanción administrativa por importe de 3.000 euros.  Ese gasto contable, atendiendo a la normativa actual del impuesto (RD Legislativo 4/2004 de 5 de marzo por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades), no es un gasto deducible fiscalmente, por ello no tendremos que tenerlo en cuenta a los efectos de determinar la base imponible del ejercicio de dicha entidad.
Nos hallaremos ante una diferencia  de calificación entre la normativa fiscal y la contable, que será permanente y positiva de 3.000 euros, es decir, tendremos que aumentar nuestro resultado contable  antes de impuestos, en 3.000 euros realizando un ajuste extracontable positivo. En el ejercicio siguiente no revertirá el signo del ajuste, dado que es una diferencia permanente.
De esta manera se obtendrá la renta del ejercicio o base imponible previa, que podrá compensarse con las bases imponibles negativas que se tengan pendientes de ejercicios anteriores, y llegaremos a obtener la base imponible del ejercicio, que multiplicada por el tipo impositivo nos llevará a obtener la cuota íntegra o cantidad a pagar.

La reforma fiscal de 2014. Principales modificaciones en el impuesto de sociedades

Después de varios meses de incertidumbre en los que el informe de la Comisión Lagares iba definiendo las líneas de lo que parecía una reforma fiscal de gran calado, el viernes 20 de junio de 2014 el Consejo de Ministros aprobó el Anteproyecto de Ley de Reforma Tributaria, con importantes modificaciones en los principales impuestos que configuraban nuestro sistema tributario, entre ellos, el Impuesto sobre Sociedades. Algunas modificaciones contempladas fueron:
- Ampliación del ámbito de aplicación del impuesto
- Modificaciones en los cálculos de la base imponible (amortizaciones, gastos deducibles, operaciones vinculadas, etc ...)
- Reducción del tipo impositivo
- Reserva de capitalización
- Eliminación de numerosas bonificaciones y deducciones
Véamos en detalle cada uno de estos cambios:
A) Ampliación ámbito de aplicación del impuesto de sociedades: Con la aprobación del Anteproyecto de Ley, pasan a ser contribuyentes del Impuesto sobre Sociedades las sociedades civiles que tengan objeto mercantil, que, hasta ahora, tributaban como contribuyentes del IRPF a través del régimen de atribución de rentas (las rentas obtenidas por la sociedad civil se atribuían a sus socios personas físicas como rentas sometidas a tributación en  el IRPF), sin distinción en lo referente al objeto. Se incluyen expresamente también a los Fondos de Capital-Riesgo regulados en la Ley 25/2005 de 24 de noviembre. Por último, se incluyen dentro de las exenciones por este Impuesto a algunas entidades públicas como a las agencias estatales, organismos públicos, Mutuas Colaboradoras de la Seguridad Social y a los partidos políticos.
B) Modificaciones en la determinación de la base imponible:
  • Amortizaciones:
    • Simplificación de las tablas de amortización recogidas en el Reglamento del Impuesto, de forma que resulten más prácticas y más actualizadas.
    • Posibilidad de aplicar diferentes métodos de amortización de los elementos del inmovilizado material, intangible o inversiones inmobiliarias para considerar deducibles fiscalmente los valores de adquisición de dichos elementos se mantiene sin cambios.
    • La novedad más significativa se refiere al criterio de amortización lineal, reduciendo su complejidad, al incluirse en el propio articulado de la Ley (nuevo artículo 12) una única tabla, en lugar del anterior Anexo del Reglamento del IS. Se mantienen también la mayoría de  los supuestos de libertad de amortización que el  actual Texto Refundido de la  Ley del Impuesto sobre Sociedades enumera en el apartado 2 del artículo 11,salvo en lo referente a los activos mineros, y a las sociedades anónimas laborales fundamentalmente
  • Pérdidas por deterioro de  valor de los elementos patrimoniales:
    • Se elimina el antiguo 12.1 de la LIS, en relación con la deducibilidad de las pérdidas por deterioro de los fondos editoriales, fonográficos y audiovisuales de las entidades que realicen la correspondiente actividad productora;
    • se mantiene la no deducibilidad de las pérdidas por deterioro de valores derivadas de la participación en el capital o en fondos propios de entidades  para períodos impositivos que se inicien a partir del 1 de enero de 2013 (no es deducible fiscalmente esa anotación contable del deterioro de las acciones que una entidad tenga en otra entidad, dando lugar a un ajuste positivo);
    • No se admite la deducibilidad fiscal del deterioro de otro tipo de activos que no sean existencias y créditos o partidas a cobrar. Se elimina el tratamiento diferenciado a efectos de la deducibilidad de valores de renta fija, de manera que el deterioro de estos valores tampoco será deducible;
    • Respecto a la deducibilidad fiscal de los inmovilizados intangibles de vida útil indefinida (marcas, patentes etc), incluido el fondo de comercio,  se mantiene el antiguo  artículo 12.6  de la Ley, eliminándose los requisitos para la aplicación de la deducción, que se establece para ambos, con  el límite anual máximo del 5% anual del precio de adquisición.
  • En materia de gastos deducibles en el Impuesto:
    • Se limita la deducibilidad fiscal de las atenciones a clientes hasta el 1% del importe neto de la cifra de negocios de esa entidad. Hasta ahora, los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores se consideraban fiscalmente deducibles atendiendo al artículo 14.1e) al no estar comprendidos en el concepto de donativo o liberalidad. Se prevé ́ expresamente que no se consideran donativos o liberalidades tampoco las retribuciones a los administradores, por el desempeño de funciones distintas a las correspondientes a su cargo, con independencia de que su relación sea de carácter mercantil o laboral;
    • Respecto a la deducibilidad  fiscal de los gastos financieros, se mantiene la línea de limitación a la deducibilidad de los mismos, añadiéndose una limitación en relación a  determinadas operaciones como las operaciones de reestructuración.
  • Operaciones vinculadas:
    • En las operaciones  entre personas o entidades vinculadas cuando la vinculación se defina en función de la relación socios/ entidad, la participación se fija en el 25%. Hasta ahora, el apartado 3 del artículo 16 del RD Legislativo 4/2004 de 5 de marzo (TRLIS) establecía el porcentaje de participación igual o superior al 5%, o al 1% en el caso de valores admitidos a cotización. Se añade un supuesto de vinculación: la vinculación de hecho, o dicho de otra manera, el ejercicio del poder de decisión de una entidad sobre otra.
    • Las operaciones vinculadas definidas en la Ley se valoran por el valor normal de mercado. En este punto, el Anteproyecto añade métodos de valoración  que pueden utilizarse adicionalmente para determinar este valor, siempre que se respete el principio de libre competencia. Se prevé como novedad que no se aplicará el ajuste correspondiente, en caso de que el valor comprobado sea diferente al de mercado (actualmente regulado en el artículo 16.8 de la LIS) si se produce la restitución patrimonial entre las entidades vinculadas (pendiente de desarrollo reglamentario). Por último, se reducen las sanciones pecuniarias asociadas a no disponer de la documentación requerida legalmente (de 1.500 a 1.000 euros para datos, y de 15.000 a 10.000 euros por conjunto de datos).
  • Compensación de bases imponibles negativas
    • Por un lado, se elimina el límite temporal para compensar las BINs, en la actual ley, 18 años.
    • Por otro lado, se introduce una limitación cuantitativa permanente (a diferencia de las existentes ahora que tienen vocación temporal) en el 60% de la BI previa a su compensación, y admitiéndose, en todo caso, un importe mínimo de 1 millón de euros.
C) Tipo de gravamen en el impuesto
Se reduce el tipo de gravamen general, que pasa del 30 al 25%. No obstante, para el ejercicio 2015, además de los supuestos previstos en las Disposiciones Transitorias, se prevé un tipo de gravamen general del 28%.
Esta reducción no tendrá su equivalente para las pymes, que actualmente ya mantienen un gravamen del 25% para los primeros 300.000 euros de beneficio.
De esta forma, se igualará el tipo que pagan las grandes empresas y las pymes por los beneficios empresariales.
Por otra parte se mantienen los tipos de gravamen del 15% para empresas de nueva creación y emprendedores para el primer período impositivo en que obtienen una base imponible positiva y el siguiente. No obstante, no resultará de aplicación el tipo del 15% si la entidad tiene como actividad principal la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario.
D) Reserva de capitalización
Además, se creará una reserva de capitalización, que permitirá destinar el 10% de los beneficios no repartidos a esta reserva, los cuales estarán completamente libres de impuestos, así como una reserva de nivelación para pymes. Su uso conjunto reduciría el impuesto de las pymes hasta el 20%.
E)  Bonificaciones y deducciones
La reforma fiscal persigue  acercar “el tipo nominal del impuesto de sociedades al tipo efectivo”. Recordemos que, en la actualidad, el sistema de deducciones español permite que muchas grandes empresas paguen entre un 1 y un 12%, por lo que la brecha entre el tipo nominal y el tipo efectivo (lo que se paga realmente) es demasiado amplia. 
Se eliminan la gran mayoría de deducciones y se mantienen las de I+D y reinversión:
  • Se mantienen las bonificaciones por rentas obtenidas en Ceuta o Melilla, así como por la prestación de servicios públicos. No obstante, se elimina la bonificación prevista para las rentas derivadas de la prestación de actividades exportadoras.
  • Respecto a las deducciones: se eliminan las siguientes deducciones: -la deducción por inversión de beneficios, -la deducción por inversiones medioambientales; –la deducción por gastos de formación profesional y la deducción por  reinversión de beneficios extraordinarios.
  • No obstante, conforme a la Disposición Transitoria Vigésimo Tercera, las deducciones pendientes de aplicar a 1 de enero de 2015, podrán deducirse en los periodos impositivos siguientes, con los límites y condiciones establecidos en esta Ley.
  • Se mantiene la deducción por actividades de investigación, desarrollo e innovación Tecnológica (I+D+I) con algunas novedades que se introducen, como por ejemplo la minoración de la base de la deducción en la totalidad del importe de las subvenciones recibidas (hasta ahora la se minoraba en el 65% de las subvenciones)

El modelo 130 del IRPF del autónomo

El modelo 130 del IRPF del autónomo

En este artículo te explicamos pasos a paso todo lo que necesitas saber sobre el modelo 130 del IRPF de los autónomos: qué es, cómo funciona, cómo se rellena cada casilla, plazos, dónde presentarlo y un ejemplo detallado del cálculo del importe a incluir en la casilla 13.

¿Qué es el modelo 130?

El modelo 130 es el modelo de autoliquidación del pago fraccionado del IRPF que han de presentar todas las personas físicas que desarrollan actividades económicas mediante estimación directa normal o simplificada.
Hablando claro, se trata de una declaración trimestral de ingresos y gastos por la cual los autónomos van pagando anticipos del 20% a cuenta de su declaración de la renta, al igual que ocurre con los trabajadores por cuenta ajena y la retención de IRPF que se les deduce de las nóminas. La diferencia es que con el modelo 130 se paga un 20% del rendimiento de la actividad.
En caso de que al final de año con los cuatro anticipos del modelo 130 hayas pagado más de lo que te corresponde por tus ingresos reales, la declaración de la renta te saldrá a devolver. Mientras que si has ganado mucho dinero los anticipos no serán suficiente y la declaración de la renta te saldrá a pagar.

EL IRPF de los autónomos

En relación al IRPF de los autónomos y los regímenes de estimación directa normal o simplificada a los que se aplica el modelo 130, es conveniente recordar algunas puntualizaciones:
  • La estimación directa simplificada es el régimen de IRPF más habitual entre los autónomos, ya que se aplica a determinadas actividades económicas cuyo importe neto de cifra de negocios, para el conjunto de actividades desarrolladas por el contribuyente, no supere los 600.000 euros en el año inmediato anterior, salvo que renuncie a su aplicación. Y aunque ya nos encantaría que no fuese así, son pocos los autónomos que facturan más de 600.000 euros al año.
  • La estimación directa normal. Este tipo de estimación aplica a aquellos empresarios o profesionales que no estén acogidos a la estimación simplificada y siempre que el importe de la cifra de negocios de las actividades ejercidas el año anterior haya superado los 600.000 euros.  

¿Quién debe presentar el modelo 130?

Una parte importante de los autónomos tiene que presentar el modelo 130:
  • Los empresarios dados de alta en actividad calificada de empresarial (epígrafes IAE), siempre y cuando no estén en el sistema de módulos, en cuyo caso deberán presentar el modelo 131.
  • Los autónomos que realicen una actividad profesional, salvo que al menos el 70% de sus ingresos procedentes de la actividad profesional hubieran tenido retención o ingreso a cuenta en el ejercicio anterior. Es decir, están exentos del modelo 130 si han facturado con retenciones más del 70% de su facturación a empresas, autónomos y entidades jurídicas con sede en España.
  • Aquellos que participen en una comunidad de bienes en cuanto a los ingresos que le correspondan , en función del porcentaje de participación en la organización.

¿Cuándo debe presentarse el modelo 130?

Debe presentarse en los meses de enero, abril, julio y octubre, tal y como se muestra en el calendario fiscal de 2017:
  • Primer trimestre: del 1 al 20 de abril, ambos inclusive.
  • Segundo trimestre: del 1 al 20 de julio, ambos inclusive.
  • Tercer trimestre: del 1 al 20 de octubre, ambos inclusive.
  • Cuarto trimestre: del 1 al 30 de enero, ambos inclusive. 
Debes tener en cuenta que nos referimos a días hábiles, así que en caso de coincidir el último día del periodo en cuestión con festivo se aplaza el fin del periodo hasta el siguiente día hábil.

¿En qué formas puede presentarse el modelo 130?

Desde el ejercicio 2015 solo existen dos formas de presentación del modelo 130.
  • Presentación electrónica a través de la web de la Agencia Tributaria. Sin duda, el sistema más recomendable. Puedes hacerlo tú o casi mejor contar con el apoyo de una asesoría - gestoría, siempre es bueno dejar los temas fiscales en manos de especialistas.
  • Presentación en papel del modelo generado por la aplicación que la propia Agencia Tributaria pone a disposición en su web y que permite la creación del modelo en formato pdf y su impresión para presentarlo en el banco o en las propias oficinas de Hacienda.

¿Cómo se rellena el modelo 130?

Se debe cumplimentar en la web de Hacienda, siguiendo los siguientes pasos:
  1. Declarante: Incluye tu NIF (número de identificación fiscal), nombre y apellidos como declarante que eres.
  2. Devengo:Indica el ejercicio (año) al que corresponde la declaración y el periodo trimestral según las abreviaturas 1T, 2T, 3T ó 4T para cada uno de los cuatro trimestres: 1º, 2º, 3º y 4º Captura declarante y devengo modelo 130
  3. Liquidación: Aquí es donde declaras el impuesto que has de pagar.
Consta de tres subapartados:
El apartado I es dónde la mayoría de autónomos indican sus ingresos y gastos del trimestre. Pero si te dedicas a una actividad agrícola, ganadera, forestal o pesqueradeberás rellenar en su lugar el apartado II.
Los datos que has de hacer constar comprenden desde el 1 de enero hasta el último día del trimestre que estás declarando. Es decir, en las declaraciones del segundo, tercer y cuarto trimestre debes acumular los datos de ingresos y gastos de los trimestres anteriores.
liquidación modelo 130
A continuación se definen brevemente las casillas correspondientes a los apartados I y II del modelo 130:
  • Casilla [01]: Los ingresos que has tenido a lo largo del año.
  • Casilla [02]: Lo mismo, pero con los gastos.
  • Casilla [03]: La diferencia entre los ingresos casilla [01] y los gastos casillas [02]. En la casilla 3 aparece por tanto el rendimiento neto, que no es más que la diferencia entre ingresos del conjunto de  actividades ejercidas (casilla 01) y gastos fiscalmente deducibles (casilla 02).
  • Casilla [04]: El 20% del importe de la casilla [03] siempre y cuando este sea positivo. Si es negativo, pon un cero.
  • Casilla [05]: Has de incluir la suma de los importes que aparecen en las casillas [07] y [16] de los modelos 130 que hayas presentado anteriormente a lo largo del año. Es decir, si estás rellenando la declaración del tercer trimestre de 2017, tendrás que consultar las declaraciones del primer y segundo trimestre del mismo año. Sumas los importes de todas las casillas [07] y de todas las casillas [16]. A continuación, al resultado de las primeras le restas el resultado de las segundas. Lo que te dé lo pones en la casilla [05].
  • Casilla [06]: La suma de todas las retenciones que has aplicado a tus facturas desde el primer día del año.
  • Casilla [07]:Resta los importes de las casillas [04], [05] y [06] a la casilla [03]. Si el resultado te da negativo, pon el signo negativo (-) delante de la cifra.  

El apartado II sólo deberás rellanarlo si te dedicas aactividades agrícolas, ganaderas, forestales o pesqueras, cumplimentando las casillas de la siguiente manera:
  • Casilla [08]: Los ingresos que has tenido por este tipo de actividades a lo largo del año, incluyendo las ayudas y subvenciones a la actividad, pero no las que sean por inversiones o las indemnizaciones.
  • Casilla [09]: 2% del importe de la casilla [08] para calcular el rendimiento. No se tienen en cuenta los gastos.
  • Casilla [10]: La suma de todas las retenciones que has aplicado a tus facturas de estas actividades desde el primer día del año.
  • Casilla [11]: Resta el importe de las casillas [10] a la casilla [09]. Si el resultado te da negativo, pon el signo negativo (-) delante de la cifra.  
En cuanto al apartado III está dedicado al resultado final de lo que tienes que pagar (total liquidación). Has de seguir los siguientes pasos:
  • Casilla [12]: Es el resultado de la suma de las casillas [07] y [11]. Si te da negativo, escribe un cero.
  • Casilla [13]: Esta es la casilla que reviste mayor complicación, pues no se rellena con la misma automaticidad que las anteriores. Si tus ingresos son muy bajos podrás deducirte 100 euros, pero hay unos requisitos. Te loe xplicamos con detalle en el último apartado de este artículo-
  • Casilla [14]: resta la casilla [12] menos la [13]. Si es negativo recuerda poner el signo “-”.
  • Casilla [15]: aquí debes consignar los valores negativos de las declaraciones de trimestres anteriores, siempre dentro del mismo año. Si los resultados de las casillas [19] fueron negativos (tus gastos fueron superiores a tus ingresos), indícalo aquí. Es importante que en esta casilla el importe no sea superior al de la casilla [14].
  • Casilla [16]: esta casilla solo te afecta si el resultado de la casilla [14] ha sido positivo y si estás pagando un préstamo por la compra o rehabilitación de tu vivienda habitual. Aquí podrás deducirte esos gastos. Puedes deducir el 2% del importe de la casilla [03] o [08] (según el tipo de actividad que realices), con el límite de 660,14 euros. Ten en cuenta que el importe de esta casilla no podrá ser superior a la diferencia positiva entre las casillas [14] y [15].
  • Casilla [17]: diferencia entre las casillas [14] y [15].
  • Casilla [18]: Solo debes rellenarla si presentas una declaración complementaria por el mismo concepto, ejercicio y periodo. Consigna el resultado a ingresar de las declaraciones presentadas anteriormente por el mismo ejercicio y período. Si de ninguna de las declaraciones anteriores hubiese resultado cantidad a ingresar, pon un cero en la casilla [18].
  • Casilla [19]: el resultado de restar la casilla [17] menos la [18]. Este será el resultado de tu declaración.
Si el resultado es positivo, esa es la cantidad que deberás ingresar a la AEAT en concepto de IRPF. Si la cifra es negativa, la Agencia Tributaria tendrá que devolverte ese importe. Marca la casilla que aparece al final del modelo 130, donde pone Tipo de declaración – Negativa.

Cómo rellenar la casilla 13 del modelo 130

Lo interesante de todo esto es identificar la base imponible que nos va indicar cuánto podemos deducirnos. Para ello tan solo toma como referencia la cantidad incluida en la casilla [3]  (ingresos menos gastos) y extrapolarlo al año completo.
Si te parece, mejor lo vemos con un ejemplo. Imagina que en la casilla 3 hay 10.000 euros y que estamos en el 2º trimestre, o sea, llevamos 6 meses de ejercicio. Para obtener lo que correspondería a todo el ejercicio tan solo hay que hacer una regla de tres del siguiente orden: 
10.000 es a 6 meses como 20.000 es a 12. Esto resulta de dividir 10.000 entre 6, y tenemos lo que correspondería a un solo mes (1666,66). Esto lo multiplicamos por 12 y obtenemos lo que correspondería al año entero; o sea, 20.000.
      10.000----->6 meses; 10.000/6= 1.666,66
      1.666,66------>1 mes; 1.666,66x12= 20.000
      20.000-----> 12 meses
Así que la base imponible es 20.000. Teniendo en cuenta esto, no habría posibilidades de deducción de la base de imponible. ¿Por qué? Porque existen ciertos límites definidos de la siguiente forma:
  • Si la base imponible resultante es igual o inferior a 8000 euros podrás deducirte 400 euros al año, 100 en cada modelo 130 trimestral.
  • Si está entre 8.001 y 12.000 euros, la cuantía de la deducción vendrá determinada por la siguiente operación: 400 – (base imponible – 8.000 ) x 0,1 euros al año.
  • Si es superior a 12.000 euros, no podrás deducirte nada.
Vamos a ver ahora un ejemplo con una base imponible que permita deducciones.
Si la base imponible fuera 4.000 euros entonces podrías deducirte 400€ según la primera regla.
Si la base imponible fuera 10.000 €, entonces podrás deducirte lo resultante de la siguiente fórmula:
400 - (10.000 - 8.000) x 0,1 = 400 - 2.000 x 0,1 = 400 - 200 = 200
Ahora bien, tienes que tener en cuenta que esta sería el límite de deducción anual por lo que sabiendo que la declaración es trimestral habría que dividir entre 4 para conocer la cantidad a deducir por trimestre. En el primer caso sería 100€ y en el segundo 50€.
Y son estas dos últimas cantidades, de cada respectivo ejemplo, las que debes escribir en la casilla [13].